Se usa habitualmente para asfaltar calles y carreteras, pero su versión bonsai aplana la hierba de los campos de golf para que jubilados de oro, tiburones de las finanzas y delincuentes de nivel encuentren a punto sus green y puedan cerrar tratos millonarios mientras se sienten Tiger Woods.

leer más